Centro Acreditado

Consulta gratuita previa cita - 625.49.79.23


Dejar de fumar con Acupuntura

¿Cómo evitar el sobrepeso cuando dejamos de fumar?

Para no engordar tras dejar de fumar, varios trucos y consejos dietéticos ayudan a superar las pequeñas crisis de "ansiedad" o de "apetito compulsivo"                    

La OMS estudia estos días la posibilidad de subir el precio del tabaco como medida disuasoria para evitar su consumo o reducirlo. Pero, en el plano personal, tomar esta decisión no es tan fácil. Una cosa es querer dejar el tabaco y otra, lograrlo. Entre los múltiples desafíos que conlleva el proceso está el temor a engordar. Y es que la nicotina es una sustancia que provoca graves alteraciones en el metabolismo. Tiene efectos sobre el peso corporal (que aumenta cuando se deja de fumar), la digestión, el metabolismo de los nutrientes y la elección de alimentos (mayor apetencia por los que son salados y grasientos).        

Conocer estos cambios que suceden en el organismo permite tomar conciencia del proceso de dejar de fumar y saber a ciencia cierta que es posible evitar el sobrepeso al cesar el hábito del tabaco. Así lo estima Jocelyne Bertoglio, dietista del Hospital Universitario de Niza (Francia), especializada en terapias antitabaco. A continuación, se describen trucos y consejos dietéticos para superar las pequeñas crisis de "ansiedad" o de "apetito compulsivo", sin ganar kilos de más.

¿Por qué se aumenta de peso al dejar el tabaco?
La nicotina tiene efectos sobre el peso corporal, la digestión, el metabolismo de los nutrientes y la elección de alimentos.
La nicotina y el resto de componentes tóxicos del tabaco (monóxido de carbono, alquitrán, benzopirenos...) tienen un impacto negativo sobre todo nuestro organismo. Por este motivo, cuando se deja de fumar, el cuerpo acusa una serie de efectos.

Entre ellos:                                                                                    

  • Reducción del gasto energético. Alrededor del 10% de las personas fumadoras experimentan un aumento del gasto energético debido a la nicotina. El organismo del fumador que practica alguna actividad física consume más calorías para eliminar los tóxicos que contiene el tabaco.
  • Apetencia por el dulce. La nicotina provoca un aumento de los niveles de adrenalina, una hormona que, al liberarse, eleva la glucemia. Cuando la persona fumadora tiene hambre, recurre al cigarrillo como medio para calmarla por su capacidad hiperglucemiante. Es fácil comprender que, cuando se deja de fumar, apetece comer más dulces.
  • Molesto estreñimiento. La nicotina acelera el vaciado del estómago y reduce el tiempo necesario para el transporte de desechos a través de los intestinos. Son comunes los problemas de estreñimiento en las personas que acaban de dejar de fumar. 
  • Se recupera el gusto y el olfato. El tabaco deteriora el gusto y el olfato. Por ello, cuando alguien deja de fumar, para calmar la ansiedad sustituye los cigarrillos por alimentos. Al apreciar más y mejor el sabor de estos, se tienen más ganas de comer y se opta en muchas ocasiones por alimentos de sabores fuertes, dulces, salados o picantes, lo que se traduce en el picoteo de productos azucarados, con más grasa y, por ende, más energéticos, como chocolate, galletas, patatas fritas y demás snacks. La consecuencia de este mal hábito es, a menudo, el aumento de peso.

Mi experiencia con el tratamiento de las dependencias con acupuntura            

En los años que llevo tratando el tabaquismo y otras dependencias al menos, un 80 por ciento de los pacientes consiguen quedarse indiferentes ante el tabaco, ahora bien, advierto que, "el tiempo que va a estar sin fumar va a depender siempre del paciente".

La acupuntura logra estimular el sistema nervioso para que produzca neurotransmisores de una forma refleja e instantánea, de modo que se pueda controlar el síndrome de abstinencia consiguiendo que el paciente sea insensible al tabaco.

"Conseguimos que los fumadores se queden saciados de forma indefinida", sin embargo "no va a cambiar la sensibilidad del sistema nervioso hacia esa droga, por lo que puede que un año después el paciente se vuelva a enganchar".

La mayoría de los fumadores habituales tienen deseos de dejar de fumar, todos son conscientes del riesgo para su salud, pero muchos tienen miedo al síndrome de abstinencia y a no ser capaces de conseguirlo, por lo que, continuamente, van postergando el momento definitivo para intentarlo. Aún así, el 60 por ciento de los fumadores ha intentado dejarlo alguna vez, pero sólo entre un 3 por ciento y un 5 por ciento de quienes fuman y realizan intentos de abandonar el hábito, lo consigue con éxito. Esta baja tasa puede ser explicada en parte, "por el hecho de que la mayoría de los intentos de abandono se realizan sin ayuda, a base de fuerza de voluntad".

Casi el 50 por ciento de los pacientes que acuden a la consulta son personas que han empezado a tener problemas de salud; un 30 por ciento son individuos entre los 30 y 50 años, sin problemas de salud pero concienciados con dejar el hábito y, finalmente, entre un 20 y un 10 por ciento abarcan las edades extremas, adolescentes y ancianos, con diferentes preocupaciones.

No obstante, el éxito del tratamiento no dependerá de la edad, sino del tiempo que lleven fumando. "La tendencia parece ser que el paciente que lleva menos tiempo fumando, independientemente de la edad, podría responder a la terapia con más facilidad que uno que lleva 20 años fumando".

En definitiva, "la acupuntura es una técnica indolora, no traumática, sin efectos secundarios, y eficaz y eficiente para conseguir mantener al adicto a la nicotina indiferente con respecto al tabaco, especialmente en fumadores motivados para abandonar esta perniciosa dependencia".   Actualmente, está técnica se utiliza cada vez con mayor frecuencia para tratar problemas relacionados con la dependencia a las drogas.

Además de todo lo anterior, la acupuntura tiene una ventaja añadida: El tratamiento no solo debe ir dirigido a eliminar la adicción al tabaco, sino que, utilizada por especialistas expertos en Medicina Tradicional China, van a controlar la ansiedad y por tanto va a ser más facil evitar la ingesta compulsiva de alimentos debido a la necesidad de estímulos compensatorios.     


Bibliografia


< VOLVER






Contacto

  C/ Jenaro de la Fuente nº6
Entreplanta. Ofc.5, 36206


  Email: pacientes@vitalsaludvigo.com

 625.49.79.23 - 986.51.92.87




Faceboook




Twitter




Horario

Lunes a Viernes - 10:00 - 22:00




Contactar

VOLVER